• Problemas de alimentación.
  • Control de esfínteres (enuresis, encopresis).
  • Trastornos emocionales y del estado de ánimo.
  • Trastornos de conducta y control de impulsos.
  • Miedos irracionales.
  • Autoestima.
  • Habilidades sociales.
  • Hiperactividad.
  • Problemas del sueño.
  • Adopción.
  • Procesos de orientación escolar/vocacional.